lunes, 18 de agosto de 2008

El Metro

Ya va siendo tarde. Estoy regresando de Querétaro de ver a varios amigos que tengo allá. Las tres horas de duración que hace el camión hasta la ciudad de México llegaría a ser mas cansada de lo usual, si no fuera por una película que pusieron que me agrada mucho. Hemos llegado, el frío es soportable, pero se que cuando llegue al metro todo será diferente, el calor humano que emanan de esos vagones es tal, que podría pasarme el invierno del D.F. con tranquilidad en esos túneles de concreto.
Salgo a toda velocidad de la estación de autobuses del norte, tengo que tomar la estación con el mismo nombre ahora en dirección a Pantitlan…bajarme en La Raza… no olvidar.
Me gusta la estación de La Raza más que nada por que es un enorme túnel donde solo impera la oscuridad… pero por cierta razón, me siento a salvo, tranquilo. Algo que tiene el Distrito es que todos sus habitantes son paranoicos, no conozco a un solo ser humano que viva acá que no haya sido asaltado o robado… bueno si conozco a uno. A mi mismo.
La estación de La Raza esta más fresca que de costumbre, imagino que es por todas las goteras que tiene el techo. En cierto sentido a veces me gusta que las estaciones del metro estén tan mal construidas, o digamos, fueron bien construidas pero jamás les dieron mantenimiento… muchas de estas estaciones se hicieron en el 68` para celebrar los juegos olímpicos.
Me gusta ver las diferentes maneras que utilizan las personas para poder caminar rápido. Unos caminan como gansos, otros como pavos, unos mas dan pequeños saltitos en cada paso… otros (los que no soporto) son los que caminan en fila con otros igual de lentos que ellos y crean una especie de embotellamiento en la carretera de carne. Al “rebasarlos” me doy cuenta y reviso mi pequeño mapa de la red del metro que me regalaron en una estación creyendo que tal vez compre un seguro de no se que cosa en la calle de Saviñon.
Si… según veo es en dirección a indios verdes… de allá tengo que bajar en la estación Hidalgo… después unas siete u ocho estaciones mas para después bajarme en el Toreo… de allá tomar un camión que me deje cerca de mi casa… y correr, correr como el diablo para no mojarme. Que bueno que estoy bajo tierra, rodeado de gente caminando rápido y esas goteras que refrescan el calor subterráneo.
Paso el pequeño puente para darme prisa a tomar el metro… ¡allá esta! Como esperándome y deduciendo que tengo prisa por tomarlo… y si que la tengo, aun que sea de provincia, mi nivel de paranoia es muy alto también, la diferencia es que lo demuestro mas que los habitantes de la ciudad. Tengo miedo de que se vuelva de noche al tomar mi camión y pasar por ese gran túnel que me lleva hasta la estación “J” para tomar mi camión. Es un túnel muy largo, muy concurrido en el día, pero muy vacío de noche. La estación del metro Toreo por fuera es fea. Apesta, es color cenizo y verde. Algunas cosas son color azul. Esta muy oscura tanto de día como de noche. Por toda la cantidad de camiones que llegan a estacionarse y hacer sus rutas allá. Lo único que me agrada es el olor que despiden todos los puestos de tacos y pan a las 5 de la mañana, cuando tengo que tomar otro camión allá para ir en dirección a la universidad.
Pero como decía… el metro estaba allá. Con su naranja calabaza esperándome. Presintiendo que las puertas se cerrarían en mis narices, corrí como loco para entrar un poco fatigado y estrellarme con la puerta cerrada al lado contrario de la que acababa de atravesar.
Me di cuenta de un olor muy fuerte, muy pesado. Un olor como a carne, sudor, miedo y enojo. En ese momento, cuando recupere el aliento más que nada para volver a dejarlo salir con una cara de asco y repulsión… me di cuenta que todos los vagones del metro estaban completamente apagados. Completamente oscuros.
No entendía nada… el miedo y la duda me abordaron rápidamente. Nunca había tenido esa unión de sentimientos: fatiga, cansancio, miedo, duda, asco… fue algo sumamente extraño ¿Qué habrá pasado? Lo primero que hice fue ver por todos lados, ver si éramos los únicos que estábamos así, me voltee para ver si el metro que va en dirección contraria si servia y avanzaba, pero igual, apagado, como una gran serpiente naranja con un relleno negro y gusanos moviéndose que éramos nosotros, los seres de paranoia.
Me sobrecogí ¿Qué demonios esta pasando? Voltee para todos lados, todos tenían la misma cara de seriedad y silencio. Como si lo humano de estas personas hubieran sido arrancadas. Solo escucho unos cuantos susurros… pero el silencio impregna a casi todo el vagón.
El calor es sofocante, el vagón esta lleno de gente sudando y estresada… supongo que muchos preocupados como yo para llegar pronto a sus destinos y evitar el peligro, otros para llegar pronto a sus hogares y olvidar el mal día que estuvo acompañándolos. Mis lentes se empañan de la cantidad de calor. La gente suda muchísimo, tengo que quitarme mi chamarra, y secarme el bastante sudor que empieza a correr a litros por mi cuello y frente.
El tiempo se detiene… siento como si todo se hubiera detenido en un momento. Cuando veo pasar a una pareja frente a mi vagón enojados supongo que por la misma situación que estoy pasando… pero eso no es lo que me afecta… si no lo que dijo el chavo a su “novia”. –supongo que otro idiota se tiro a las vías…-. Y en ese momento pasaron de largo la puerta que estaba frente a mí.
¿Un suicidio? Eso tendría sentido, el por que el vagón esta apagado… supongo que quitaron la energía para que los trabajadores del metro pudieran limpiar el tren de la sangre y quitar las viseras de los rieles sin electrocutarse. No supe que pensar.
Me sentí egoísta y enojado al mismo tiempo. Egoísta por querer llegar ya a mi casa… ¡quiero que este pinché tren se mueva ya!... ¡tengo calor, tengo hueva, tengo ganas de salir!... mi enojo me empujo a salir del vagón apestoso y caluroso. Afuera del tren es un poco mas fresco, respire profundamente sentándome en el piso y dándome cuenta que una chica punketa con una falda extremadamente corta me estaba viendo fijamente. No le preste atención. Me dedique a pensar en la posible persona que haya saltado al tren en movimiento para suicidarse. Creo que es una manera muy rara de hacerlo…caminar hasta una estación, pagar dos pesos, caminar de nuevo por la estación. Donde muchas son muy grandes largas y profundas para después tener que tirarte a las rieles a electrocutarte o que te aplasten… y no específicamente en ese orden.
No se como expresarlo… me sentí mal. Mal por no comprenderlo, mal por querer salir de allá lo más pronto posible y mal por todo el calor que me rodeaba. Muchos siguieron mi ejemplo y salieron a respirar algo de aire fresco (si es que se le puede decir aire a algo que esta metros bajo tierra) pero aire al fin.
Un pequeño corto y bajón en la energía de toda la estación nos dio a entender algo -¡ya viene la energía! Y mientras lo pensaba los trenes se encendieron en su interior y los ventiladores que están en el techo empezaron a funcionar. Se escuchaban desde donde estaba sentado. Un –piiiiiiiiiiiiiiii- no tardo en escucharse, las puertas estaban a punto de cerrarse. Agarre mis cosas y corrimos como diablos directamente al vagón de donde salimos y logramos entrar.
El tren se puso en marcha…me di cuenta de algo curioso. La gente ahora si platica. No se que pensar de ello. ¿Será la oscuridad? ¿El calor? ¿Hambre?, ¿preocupación? … ¿Por qué la gente no platicaba para animarse en la oscuridad… pero si cuando el vagón esta encendido, fresco y en movimiento? ¿Será el miedo paranoico de la oscuridad? ¿El sentirse vigilados tal vez? Como los animales en peligro. Se ocultan con el silencio y la oscuridad para no poder ser devorados.
Lo único que supe en ese instante… es que no me gusta la oscuridad.

OKTAPODI

Me encanta llegar con noticias como esta: OKTAPODI… el nuevo corto de animación de la escuela de animación francesa Gobelins. Y digo encanta ya que este colegio jamaz me deja mal en cuanto a animación y a frescura de ideas en historias se refiere. En esta ocacion los alumnos Julien Bocabeille, Francois-Xavier Chanioux, Olivier Delabarre, Thierry Marchand, Quentin Marmier y Emud Mokhberi han llevado a la ya reconocida escuela a estandares mucho mas elevados con esta produccion… la historia de un pulpo enamorado… con una excelente calidad grafica y con una historia increíblemente linda. Simple y sencillamente… para alimentar el ego de estos estudiantes… este corto se ha visto premiado en:
* selección oficial del premio “Annecy” (el oscar, globo de oro, cannes, etc. De la animación).

*Selección oficial del premio “Siggraph”

*Selección oficial del “ANIMAFEST”

*Selección oficial del “SICAF”

*Mejor animacion del “IMAGINA”

*Mejor animación realizada por estudiantes del “FICCI BAF”

*El “gran premio” de “ARTFUTURA”

*El grand Prix del “COURTS DEVANI”



Oktapodi from Denis on Vimeo.

Big Buck Bunny......la animacion libre en su maximo explendor

Y digo animacion libre ya que este pequeño corto realizado por “The Blender Fundation” una organización de animadores que se dedican a hacer animación y tutoriales para el prgrama Blender, que pertenece al sistema operativo Linux (que como todos saben es gratuito). La animación nos muestra la historia de un singular conejo en busca de venganza. Ahora ¿Por qué es importante esta animación en particular?

Por las metas realizadas:

* por las herramientas encontradas y reproducidas para realizar el render de cabello…tanto esponjado como el pasto o la piel

*crear herramientas de animacion para movimiento de animacion y deformacion

* provar el Blender en escenarios gigantes como llanos, bosques. Etc.

* demostrar que el Blender puede ser una herramienta seria de animacion

Y lo mejor de todo, es que en la pagina de el cortometraje ----> http://www.bigbuckbunny.org pueden encontrar tutoriales de cómo se realizarion varias cosas del cortometraje…. Espero les guste.



Big Buck Bunny from Blender Foundation on Vimeo.

jueves, 14 de agosto de 2008

Died Young Stayed Pretty - Un documental sobre los posters de Rock indie


WTF!!! Esa fue la primera impresión que tuve cuando leí y vi el avance de este documental. En cierto sentido he de expresar que me parece una de las cosas mas interesantes que a alguien se le haya ocurrido, puesto que, casi nadie ve mas allá de las diferentes formas artísticas de expresión, en este caso una forma de arte visual ligada completamente a la auditiva. La historia de los pósters de Rock Indie nos pueden intentar demostrar una especie de mundo bajo las alcantarillas de artistas plásticos que para muchos no existen. Lo importante es la música, pero tenemos que ver (cosa que la directora de este documental vio) mas allá de lo que esto conlleva, las diferentes formas de poder expresar de una manera interesante y llamativa a los grupos de rock Indie en muchos aspectos.

El documental nos muestra como la directora Eileen Yaghoobian viaja através de todos los estados unidos y Canadá para poder mostrarnos una Mirada de lo que es el mundo de algunos de estos grandes artistas de esta clase de subculture menospreciada. Incluyendo el arte de grandes como: Art Chantry, Brian Chippendale, the Ames Brothers, Print Mafia y Rob Jones quienes han trabajado en posters para grupos como: Arcade Fire, Broken Social Scene, Radiohead, White Stripes, The Melvins, Ween, Marylin Manson, Sonic Youth, Pearl Jam, Queens of Stone Age, Bob Dylan, Marianne Faithfull, The Shins, etc.

Considero que es un documental que deben de buscar (digo buscar por que estoy seguro que jamás llegara a nuestros cines) espero puedan encontrarlo, si lo llego a encontrar para bajar, tengan por seguro que pondré el link.

Link de la pagina de la pelicula: http://www.diedyoungstayedpretty.com/


Bitacora de capitan: la universidad y la tia malvada

No había escrito algo por que más que no tener tiempo, la verdad es que no tenía ganas. Últimamente las cosas han estado algo bizarras en donde me estoy quedando y también en la universidad donde estoy interactuando. La primera y no mas importante es la universidad, este gran elefante blanco lleno de niños fresas e hijitas de mami es interesante en muchos aspectos: cobran 2,500 el semestre para poder estacionarte dentro de las instalaciones de la escuela, la cafetería (cosa que tienen todas las Anahuac) siempre es un robo a tenedor en mano ya que todo es bien caro… es mas el Mc Donlads que esta fuera de la universidad es mucho mas barato. Ahora el lado positivo es que las 2 clases que estoy llevando para ya poder terminar la universidad son además de divertidas y emocionantes, completamente prácticas y serenas en cierto sentido. Los maestros son buenas personas, uno más exigente que el otro, pero son personas que se notan preparadas y lo mejor de todo es que les divierte dar clase. Lo único que me caga es el tener que levantarme cerca de las 5 de la mañana para poder tomar el maldito camión que me lleve a la universidad para llegar al menos 10 minutos antes de la clase. Pero eso es Light a comparación de la casa en la que me estoy quedando.

¡El horror! La tía enojona y castrante que desde que llegue no me ha dejado en paz. Cosas que ha hecho este pan de dios para soportarla tanto: revisar mis cosas, decir que apesto, decir que como porquerías (siempre lo decía), decir que soy rico y ella pobre, entrar a mi cuarto, gritar que ¿Por qué uso el ventilador?, etc. Pero la bronca suscitada hace unos días fue por 10 llamadas que hice a Mérida, cabe resaltar que Mérida es la ciudad en donde vive MI FAMILIA y lo mejor de todo es que en la casa de mis tíos no pagan las llamadas de larga distancia, entonces la pregunta es ¿Por qué la tía jodona quiso...pues... joder? Respuesta!!!: para buscar bronca, después de reclamarme por hacer 10 llamadas a Mérida de las cuales ellos no pagan y decirle “entonces pues yo te las pago” la tía empezó a berrear y a gritar una sarta de tonterías que son dignos de una actuación chafa de Salma Hayek. Después de tal muestra de energía y decirme que me quería fuera de su casa. El tío hizo aparición. Creo que después de “hablar con ella” (regañarla pero mas elegante) las cosas se “solucionaron" con un ambiente del asco y cosa que me hizo pensar en irme de acá, ahora ando en busca de apartamento. Esa es parte de la historia de Frodo en México.

pd: mi amigo Jorge vino el fin y nos embriagamos en Coyoacan y fue de lo mejor